Moe's Tavern

Do you want a Duff? :)
theanimalblog:

People swim with whale sharks at Ningaloo Reef Marine Park, Western Australia.

theanimalblog:

People swim with whale sharks at Ningaloo Reef Marine Park, Western Australia.

¿Te parece tan sencillo? ¿Crees que no lo estoy padeciendo? ¿Que es muy fácil para mí?. Está bien que dudes de mis palabras, no te culpo, probablemente ahora no te esté demostrando lo que dije ¿Pero no lo hice antes durante mucho tiempo? ¿O no te diste cuenta?.. Nunca dije que tenía que ser cuando yo quiera ¿Pero sí cuando tú quieras? ¿Y si no es así no será nunca?… Nunca. Nunca será tarde para los dos, así lo siento, y ojalá lo entendieras… No me presiones, no me exijas, no me pidas que elija, porque aquí no hay cabida para las dudas, y tú lo sabes más que yo.

retroacelerando:

odio tener que publicar esta foto.
lo odio tanto como no saber quién la tomó.
pero ustedes no me dirán. no me dirán que la ciudad que nos mata nos muestre una cara hermosa. parece hipocresía y todo, pero en realidad me cuesta creer cuando Caracas hace esas vainas. 
es como si la ciudad nos mostrara su doble cara en cualquier momento del día. ella misma nos obliga a decir “maldita sea Caracas”; “maldita sea este país y sus malandros”; y justo cuando menos lo esperas, ella misma, viene y ¡plast! te cachetea, te golpea como cualquier boxeador del que hayan sacado seis películas. después de tal coñazo dices “mierda, qué bolas. Qué bonito. Hasta parece otra ciudad”.
Y es ahí, justo ahí, en ese precisomomento cuando viene la interrogante más arrecha del mundo y te preguntas quién puede más. te limitas a creer que la ciudad misma puede más que los malandros que mueren cada día. sólo en esos quieres pensar. te limitad a meditar y a concluir que no es su culpa, pero los hijos de la ciudad son como todos, buenos y malos. que en Caracas, y en el resto del país, están todos esos hijos que tiene una madre cualquier de la época de los 60’, sí, esa misma señora de no sé cuántos años que te dice “Bueno, tuve todo tipo de hijos, los que estudiaron y fueron exitosos, los vagos que siguen viviendo comingo y los peorsitos, los que siempre fueron rebledes y me dejaron sólo para ir a arruinarle la vida a otras personas. Pero todos son mis hijos al fin”. pienso, y creo, que Caracas es lo mismo, que Caracas es esa señora que tiene todo tipo de hijos; también creo que Caracas, la madre, está harta de sus “hijos peorsitos” y lo único que quiere es botarlos a todo, mandarlos a hacer algo por sus desgraciadas vidad, como diría cualquier madre molesta. 
ahora, respecto a la disyuntiva sobre la doble cara que nos muestra Caracas, creo que siempre hay que confíar en las madres, he pensado y pensado y mierda, sí, ellas siempre tienen razón. pero, ¿qué es más fuerte la cara que te alegra día a día o la que te hace pasar arrecheras interminables?
por sobre todas las cosas, como todo hijo, uno siempre busca lo mejor para su madre. hasta cuando está vieja y enferma vas, la cuidas, e imaginas y crees que día a día va estar mejor, y eso es lo único que buscar y esperas. bueno, es exactamente lo mismo.

retroacelerando:

odio tener que publicar esta foto.

lo odio tanto como no saber quién la tomó.

pero ustedes no me dirán. no me dirán que la ciudad que nos mata nos muestre una cara hermosa. parece hipocresía y todo, pero en realidad me cuesta creer cuando Caracas hace esas vainas. 

es como si la ciudad nos mostrara su doble cara en cualquier momento del día. ella misma nos obliga a decir “maldita sea Caracas”; “maldita sea este país y sus malandros”; y justo cuando menos lo esperas, ella misma, viene y ¡plast! te cachetea, te golpea como cualquier boxeador del que hayan sacado seis películas. después de tal coñazo dices “mierda, qué bolas. Qué bonito. Hasta parece otra ciudad”.

Y es ahí, justo ahí, en ese precisomomento cuando viene la interrogante más arrecha del mundo y te preguntas quién puede más. te limitas a creer que la ciudad misma puede más que los malandros que mueren cada día. sólo en esos quieres pensar. te limitad a meditar y a concluir que no es su culpa, pero los hijos de la ciudad son como todos, buenos y malos. que en Caracas, y en el resto del país, están todos esos hijos que tiene una madre cualquier de la época de los 60’, sí, esa misma señora de no sé cuántos años que te dice “Bueno, tuve todo tipo de hijos, los que estudiaron y fueron exitosos, los vagos que siguen viviendo comingo y los peorsitos, los que siempre fueron rebledes y me dejaron sólo para ir a arruinarle la vida a otras personas. Pero todos son mis hijos al fin”. pienso, y creo, que Caracas es lo mismo, que Caracas es esa señora que tiene todo tipo de hijos; también creo que Caracas, la madre, está harta de sus “hijos peorsitos” y lo único que quiere es botarlos a todo, mandarlos a hacer algo por sus desgraciadas vidad, como diría cualquier madre molesta. 

ahora, respecto a la disyuntiva sobre la doble cara que nos muestra Caracas, creo que siempre hay que confíar en las madres, he pensado y pensado y mierda, sí, ellas siempre tienen razón. pero, ¿qué es más fuerte la cara que te alegra día a día o la que te hace pasar arrecheras interminables?

por sobre todas las cosas, como todo hijo, uno siempre busca lo mejor para su madre. hasta cuando está vieja y enferma vas, la cuidas, e imaginas y crees que día a día va estar mejor, y eso es lo único que buscar y esperas. bueno, es exactamente lo mismo.

(via roadtriptogotham)